trabajo

Cosas que debes evitar hacer en Domingo

El Domingo generalmente es el día donde puedes descansar, además de convivir con familiares y amigos. En este artículo…

Cómo terminar tu semana de trabajo con éxito

No importa que tan positiva, negativa o productiva haya sido tu semana. Aquí te compartimos algunos consejos para que…

Claves del trabajo en equipo

Cuando se trabaja en equipo, se suman las aptitudes y los esfuerzos de los miembros del mismo, disminuye el…

Consejos para mejorar un mal clima laboral

Trabajar en un mal ambiente laboral perjudica la motivación de los empleados de forma individual y colectiva, esto puede…

Consejos para renunciar a tu trabajo

Renunciar a un trabajo no es algo fácil, debes hacerlo con respeto y cuidando varios aspectos. En este artículo te damos algunas recomendaciones para que lo hagas de la mejor manera posible, dejando en la medida de lo posible las puertas abiertas de la empresa a la cual vas a renunciar. Avisa con anticipación. Avisar con tiempo que vas a renunciar demuestra seriedad y responsabilidad. Ten presente que la compañía cuenta contigo y deberán buscar a la persona ideal para cubrir tu puesto, incluso en ocasiones será necesario que tú mismo capacites de forma básica a la nueva persona que tomará tus funciones. El tiempo con el cuál deberías avisar será en base al tiempo que hayas laborado en la empresa, te sugerimos avisar con un mínimo de un mes a mes y medio. Prepárate para diferentes escenarios. Probablemente tu jefe se sentirá sorprendido y en desacuerdo por la noticia de tu renuncia. En esta situación posiblemente te haga algunas preguntas sobre tu decisión o incluso tratará de convencerte para que te quedes. Debes pensar en las preguntas que te podría hacer y preparar una respuesta sincera y protocolar, de igual forma si te ofrecen un mayor salario, debes pensar si estarías dispuesto a quedarte al recibir una oferta atractiva por parte de tu jefe. Busca el contexto adecuado. El momento y lugar que elijas para hablar de tu renuncia es muy importante, te sugerimos no renunciar si estás molesto o tuviste una discusión con tu jefe. También procura hablar en privado con tu jefe y en un momento donde no se encuentre ocupado o estresado, de esa forma podrás tener toda su atención. Sé sincero acerca de tus motivos. No hay nada mejor que hablar de forma sincera acerca de los motivos por los que deseas renunciar. De esa forma evitas caer en contradicciones o que puedan enterarse de que diste un motivo falso, quedarías muy mal. Finalmente, te recomendamos mantener una actitud profesional después de haber notificado a tu jefe, deja todo lo más ordenado que puedas y procura salir de la mejor forma de la empresa.

Errores comunes que debes evitar en la oficina

Cuando aceptas un empleo, te estás comprometiendo a ser un representante de la organización donde trabajas. De la imagen y cómo se proyecte depende como se estimará la calidad y profesionalismo en el área de trabajo. Es por eso que se debe mantener un comportamiento y presentación profesional, evitando los errores de etiqueta y protocolo más comunes. TU ATUENDO No tiene por que ser incómodo o caro para ser adecuado a la labor que desempeñas, toma en cuenta el código de vestimenta que te piden en la empresa. Tomando en cuenta que el horario laboral es largo, elije prendas de materiales adecuados, que te queden bien, que te otorguen confianza en ti mismo(a) y te ayuden a proyectar la imagen que deseas según el puesto para el cuál fuiste contratado. EVITA COMENTARIOS INNECESARIOS Evita hacer comentarios fuera de lugar sobre los demás, sobre todo los que van en contra de su trabajo o desempeño, no critiques ni subestimes y mantén un trato cordial, no todos podrán llegar a ser tus amigos, sin embargo merecen todo tu respeto. EVITA LLAMADAS PERSONALES Excepto que sea necesario hacerlo, evita las llamadas personales en tu lugar de trabajo, esta acción envía un mensaje de ser alguien poco profesional. Si debes hacerlo, sal un momento de tu lugar de trabajo para hacer la llamada. No envíes textos cuando estés en reuniones de trabajo o en medio de un diálogo con tus compañeros. NO PIERDAS EL CONTROL En los momentos de tensión, estrés o diferencias de opinión recuerda mantener siempre un trato amable y no pierdas el control así tengas la razón. Recurre al diálogo, acepta y escucha los diferentes argumentos. SALUDA Y DESPÍDETE Pasas la mayor parte del tiempo en tu oficina, verás a las mismas personas, aún cuando no sepas sus nombres ni los conozcas recuerda siempre saludar y despedirte. Acepta la conversación con desconocidos que puedas encontrar en el elevador, el comedor o pasillos y no olvides sonreír. Para finalizar, ten en cuenta que tus relaciones laborales dependen principalmente de ti y de tu comportamiento, estarás dando a los demás el valor que merecen y creando un clima laboral agradable durante tu jornada.