Relaciones personales

Consejos para romper el hielo

Romper el hielo en el ámbito social es importante, además de ser un tema sumamente retador. En este artículo te compartimos algunos consejos que puedes utilizar para interactuar de la mejor manera y romper el hielo en diferentes situaciones. Sé muy observador. Observa a la persona con las cuál estas interactuando. Presta atención a la manera en que habla, su acento, algo que está usando o como actúa. Esto te permitirá tener una primera interacción de manera muy sencilla y natural, ¡inténtalo! Infórmate sobre temas de cultura general y deportes. Ponte al día sobre temas de interés general, busca un poco en las secciones de entretenimiento y deportes cada día. De esa forma estarás preparado para iniciar o mantener una conversación con muchas personas. Pregunta sobre lo que está comiendo o bebiendo. Si quieres iniciar una conversación con alguien en un restaurante o en el área de comedor de tu trabajo, puedes preguntarle acerca de los alimentos o bebidas que está consumiendo. Comenta acerca de lo bien que huele su comida, o pregunta dónde la compró. Después puedes continuar la conversación hablando sobre algún ingrediente especial en su plato y lo mucho que te agrada a ti también. Haz un cumplido. Una buena forma de iniciar una conversación es hacer un cumplido sincero. Encuentra algo que realmente te agrade de esa persona y díselo de forma abierta. Puedes hacer un cumplido sobre lo que hace, su personalidad, sobre algo que te guste en su forma de vestir o cualquier otro tema. Evita hacer cumplidos muy exagerados, ya que podría incomodar a la persona. Finalmente, para romper el hielo te sugerimos siempre tratar de ser amigable. No te anticipes al rechazo y toma riesgos, de esa manera será cada vez más fácil romper el hielo en diferentes tipos de situaciones.

Cómo ganar una discusión

Las discusiones son momentos donde dos o más personas comparten su punto de vista y buscan convencer al otro de su idea. En este artículo te compartimos algunas recomendaciones para hacerlo de la mejor manera posible y ganar una discusión. Conocer el tema. Si deseas ganar una discusión sobre cualquier tema, el primer paso es que conozcas lo suficiente sobre el mismo, incluso te puede ayudar si conoces estadísticas o datos más específicos al respecto, esto será muy útil para defender tu postura. Si desconoces el tema que se esta discutiendo, evita entrar en debate, ya que podrías quedar sin argumentos fácilmente. Mantén la calma. En toda discusión debes aprender a controlar tus emociones negativas. Al perder el control de tus emociones podrías dejar de argumentar de forma lógica y la discusión no llegará a ninguna parte. Parte de ganar una discusión se encuentra en mantener la calma y presentar tu punto de vista de una forma asertiva y organizada. Toma tu tiempo para contestar. Escucha con atención lo que la persona o grupo de personas te dice y analízalo. Toma tu tiempo para responder en base a los argumentos que escuchaste y menciona tu punto de vista sobre cada punto. Realiza preguntas abiertas sobre la postura de la otra persona, de esa manera tendrás tiempo para organizar mentalmente tu próxima pregunta o argumento. Empatía. La empatía es el primer paso para una victoria. Escucha atentamente todos los argumentos expuestos, analiza si tienen razón y reconócelo cuando debas hacerlo. Puedes tomar uno de estos puntos y usarlo a tu favor o construir más argumentos a partir de ello. Cómo ultima recomendación, no tomes las opiniones de los demás a nivel personal, siempre respeta los diferentes puntos de vista.

Cómo convencer a los demás

Desarrollar la persuasión te puede ayudar a tener éxito, esto tanto en los negocios como en las relaciones personales. En este artículo te damos consejos para que puedas convencer a los demás. Sé seguro y asertivo. Las personas son atraídas hacia la confianza, no hay nada más efectivo que exponer tu punto de vista con convicción y de forma asertiva. Muéstrate como un experto en el tema usando un razonamiento sólido y buenos ejemplos, esto hará que las personas crean en ti. Hazlo personal. Háblale a la persona que deseas convencer por su nombre, la hará sentir importante y tomada en cuenta, especialmente si no tienes demasiada confianza con esa persona, tomará como un buen detalle el hecho de que recuerdes su nombre y se lo digas. Cuando alguien escucha su propio nombre se activa una zona del cerebro relacionada con el placer. Eso quiere decir que si pronuncias varias veces su nombre en la misma conversación, estarás causando una sensación agradable, lo cual es muy persuasivo. Da siempre un porqué. Si le falta información a tu propuesta serás menos convincente. Por eso siempre debes decir de la forma más clara posible que quieres y por qué lo quieres. De esta forma será mucho más fácil que puedas convencer a una persona o grupo de personas. ¡Inténtalo! Gánate su confianza. Enfatiza y relaciónate con su punto de vista, concede puntos cuando sea necesario, pero mantén tu atención en convencerlo de cambiar su opinión. Si usas los argumentos adecuados y respondes bien a sus objeciones, entonces muy probablemente puedas convencer a esa persona de que te apoye en lo que le pides. Recuérdales que son libres de elegir. Una manera de demostrar que tu propuesta es una petición y no una exigencia, es recordándole que tiene total libertad de elegir. Esta técnica es bastante eficaz, incluso duplica las probabilidades de que te digan que si. La forma más fácil de hacerlo es simplemente añadir al final una frase como: “Eres libre de decidir”. Cuando quieras persuadir a una persona no la presiones, ofrécele más libertad, Por ilógico que parezca. Finalmente, te sugerimos utilizar el contacto físico, cuando hagas tu propuesta puedes añadir un ligero contacto en el brazo o en el hombro, así aumentarás tus probabilidades para convencer a alguien.

Protocolo para decir que no

A la mayoría de las personas nos cuesta trabajo decir que no cuando nos piden un favor o nos solicitan algo. Es importante saber cómo decir que no cuando no queremos o no podemos hacer algo, en este artículo te damos algunos consejos para hacerlo de la mejor manera. Escucha muy bien el favor. Solicita a la persona que te esta pidiendo apoyo que te explique de que se trata antes de dar una respuesta a su solicitud. De esa manera podrás evaluar si te es posible y quieres ayudar a esa persona. Reconoce que no puedes hacer todo. Seguramente la mayoría de las veces que has dicho que si cuando querías decir que no, has notado que casi no te queda tiempo para ti. Siempre sé honesto al dar una respuesta, de esa manera evitarás hacer algo que en realidad no querías hacer. Es válido que le digas que no a una persona que te solicita algo si no puedes hacerlo o si no quieres hacerlo. Piensa en los beneficios que tiene decir que no. Al decir que no, no lo consideres como algo negativo. Piensa en las cosas positivas que surgen con esta decisión, por ejemplo, si dices que no a hacer más trabajo, estás diciendo que si a tener ese tiempo para ti. De esa manera te sentirás mejor y será más fácil decir que no, ya que estarás cuidando de ti mismo(a) tomando sólo las responsabilidades que puedes y quieres tomar. Explica por qué no puedes hacerlo. Si así lo deseas, después de contestar un “no” a una persona, puedes dar una breve explicación para que la persona entienda por qué no puedes hacer lo que te solicitó. Evita extender demasiado la explicación, hazlo de la forma más breve, honesta y firme. Así la persona comprenderá más fácilmente y no dejarás espacio para que siga insistiendo. Para finalizar, ten en cuenta que al decir que no, estas haciendo algo bueno por ti, no te sientas mal por ser honesto al decir que no y sobre todo, sé muy asertivo al responder cuando te pidan un favor.

Consejos para hacer una crítica

Para nadie es agradable escuchar los errores cometidos, sin embargo, es necesario saberlos para poder mejorar en ciertos aspectos. Una crítica, cuando es constructiva, siempre será útil y en la mayoría de los casos bien recibida, en este artículo te damos algunas recomendaciones para hacer una crítica de forma correcta. Pide permiso Antes de dar tu opinión o consejos a alguna persona, lo correcto es preguntarle si puedes dárselo. Debes hacerlo de la forma más respetuosa posible, por ejemplo, preguntarle: ¿Te importa si te doy mi punto de vista? Si tienes mucha confianza con la persona a la que le vas a hacer la crítica puedes saltar este paso, siempre que la situación se preste para hacerlo. Estructura tu crítica de manera adecuada Al hacer una crítica constructiva, es muy importante que uses las palabras correctas. Utiliza frases positivas al hacerla, evita hacer sentir mal a la persona o utilizar los “pero”, ya que al utilizar esta palabra estás dando una connotación negativa al mensaje y eso es lo que recordará la persona que recibe la crítica. Si te preguntan tu opinión sobre una película, podrías decir: Me gusto la película, tiene un buen guion, quizá pudieron omitir ciertos elementos que no aportaban a la historia, disfruté de la película. De esa manera estarás hablando de lo que te gustó y lo que no te gustó de manera positiva. Evita dar una crítica de algo que ya no se puede cambiar Una crítica constructiva tiene como objetivo que exista la posibilidad de mejorar, si el aspecto del cuál vas a hablar es algo que ya no se puede cambiar es mejor no hacerla. Por ejemplo, cuando alguien se hizo una cirugía de nariz o acaba de cortarse el cabello, etc. En caso de que la persona te pida tu opinión, puedes darle tu opinión de manera positiva sin hacerla sentir mal. Para finalizar, te recomendamos siempre hacer las críticas cara a cara, al hacerlo de esta manera podemos ofrecer un tono de voz calmado y un lenguaje corporal que no sea agresivo para esa persona.