Protocolo

Protocolo empresarial en los negocios

Las relaciones empresariales tienen una gran importancia en el mundo de los negocios. En este artículo te damos consejos…

Consejos para mejorar un mal clima laboral

Trabajar en un mal ambiente laboral perjudica la motivación de los empleados de forma individual y colectiva, esto puede…

Consejos para renunciar a tu trabajo

Renunciar a un trabajo no es algo fácil, debes hacerlo con respeto y cuidando varios aspectos. En este artículo te damos algunas recomendaciones para que lo hagas de la mejor manera posible, dejando en la medida de lo posible las puertas abiertas de la empresa a la cual vas a renunciar. Avisa con anticipación. Avisar con tiempo que vas a renunciar demuestra seriedad y responsabilidad. Ten presente que la compañía cuenta contigo y deberán buscar a la persona ideal para cubrir tu puesto, incluso en ocasiones será necesario que tú mismo capacites de forma básica a la nueva persona que tomará tus funciones. El tiempo con el cuál deberías avisar será en base al tiempo que hayas laborado en la empresa, te sugerimos avisar con un mínimo de un mes a mes y medio. Prepárate para diferentes escenarios. Probablemente tu jefe se sentirá sorprendido y en desacuerdo por la noticia de tu renuncia. En esta situación posiblemente te haga algunas preguntas sobre tu decisión o incluso tratará de convencerte para que te quedes. Debes pensar en las preguntas que te podría hacer y preparar una respuesta sincera y protocolar, de igual forma si te ofrecen un mayor salario, debes pensar si estarías dispuesto a quedarte al recibir una oferta atractiva por parte de tu jefe. Busca el contexto adecuado. El momento y lugar que elijas para hablar de tu renuncia es muy importante, te sugerimos no renunciar si estás molesto o tuviste una discusión con tu jefe. También procura hablar en privado con tu jefe y en un momento donde no se encuentre ocupado o estresado, de esa forma podrás tener toda su atención. Sé sincero acerca de tus motivos. No hay nada mejor que hablar de forma sincera acerca de los motivos por los que deseas renunciar. De esa forma evitas caer en contradicciones o que puedan enterarse de que diste un motivo falso, quedarías muy mal. Finalmente, te recomendamos mantener una actitud profesional después de haber notificado a tu jefe, deja todo lo más ordenado que puedas y procura salir de la mejor forma de la empresa.

Protocolo para dar malas noticias

Dar malas noticias nunca es fácil. Llega a ser incómodo y puede dar lugar a malos entendidos o generar problemas. En este artículo te compartimos el protocolo para dar malas noticias de la mejor manera, ya sea en el ámbito familiar, profesional o social. ¿Eres la persona indicada para dar la noticia? Este punto es muy importante, debes analizar si eres la persona indicada para dar esa mala noticia. Por ejemplo: si tuvieras que dar una mala noticia en tu trabajo, debes evaluar si tu rol profesional requiere este tipo de acciones por tu parte o bien si le corresponde a otra persona hacerlo. Cuida el contexto. El contexto en el que vayas a dar una mala noticia debe ser un lugar tranquilo y libre de distracciones, de ese modo la comunicación será fluida. Es recomendable que lo hagas de manera individual, evita dar la mala noticia si estás en un lugar con más personas alrededor. Elige un lugar cercano, ya que debes dirigir a la persona hacia el lugar sin darle la noticia aún, simplemente para que te siga y anticipe la importancia de lo que va a ocurrir. Evita dar rodeos. Un error común al dar una mala noticia es darle vueltas a la situación antes de decir cuál es la noticia directamente. Evita hacerlo, ya que puedes hacer que la otra persona se imagine algo más grave de lo que realmente le quieres comunicar. Te sugerimos primero dar la mala noticia de forma suavizada y después agregar la información o explicación que consideres oportuna, no te extiendas demasiado si no es necesario. No des interpretaciones personales. Lo que vas a decir es muy importante, por lo cual es mejor que no des tu punto de vista acerca de la noticia que le estás comunicando. Permite que la persona que está recibiendo la noticia la asimile a su manera. Además, dar tu opinión personal puede dar lugar a una mala interpretación, enfócate a dar la información de manera objetiva y con un lenguaje neutro. Mantén cierta proximidad. Aunque no tengas una amistad con la persona que recibe la noticia, es recomendable estar cerca a la hora de dar la noticia. De esa manera la persona se sentirá más confortada y estarás en mejor disposición de brindarle ayuda si la necesita. Procura que no haya ningún mueble separándolos, adopta una postura relativamente relajada (sin cruzar los brazos ni las piernas y sin encorvarte demasiado). Finalmente, te sugerimos que al dar una mala noticia lo hagas con empatía hacia la otra persona y le expreses tu apoyo en todo momento.

Consejos para el uso correcto del correo electrónico

El uso del correo electrónico es fundamental en la comunicación profesional y empresarial. En este artículo te daremos algunas recomendaciones que se deben tener en cuenta para que tus correos sean profesionales y sigan las reglas de etiqueta. Indica un título o asunto claro y significativo. En el asunto debes resumir en pocas palabras el contenido del correo electrónico. Esta descripción debe ser lo más clara posible, así será más fácil que el destinatario le dé la prioridad necesaria. Correo con dominio propio. Lo más adecuado es que el correo electrónico tenga el dominio de tu empresa, da una mejor imagen y dice más de ti utilizar un correo que contenga el nombre de la compañía, que cuentas genéricas como gmail, hotmail, outlook, etc. Evita utilizar cuentas personales de correo electrónico, estas solo debes utilizarlas para asuntos propios o privados. Utiliza los signos y recursos con moderación. Si quieres dar énfasis a las palabras evita el uso de mayúsculas, no abuses de los signos de exclamación. Tampoco exageres en el uso de otros recursos gráficos como emoticones, signos de puntuación y otros caracteres. El correo podría quedar poco formal. Redacta el correo de acuerdo al destinatario. Las diferencias idiomáticas y culturales hacen que el mensaje deba ser redactado con cierto cuidado, esto para no dar lugar a malas interpretaciones con las palabras o expresiones utilizadas. Una de las desventajas del lenguaje escrito es la falta de comunicación no verbal y de los distintos tonos de voz que se utilizan, por ejemplo, en una llamada telefónica. Responde a tiempo. Debes contestar los correos electrónicos lo antes posible, siempre estableciendo tu propio orden de prioridades en función de la importancia de los mismos. No olvides añadir tu firma. En la firma, intenta escribir los siguientes datos: nombre, cargo, empresa y datos de contacto. Si vas a añadir una imagen como complemento de la firma con el logotipo de la empresa, intenta hacerlo de un tamaño moderado para que sea fácil de cargar y sea visible.

Cómo saludar cuando te presentan a una persona

Normalmente cuando nos presentan a una persona surgen algunas dudas, por ejemplo, si debemos saludar de mano, de beso o dar un abrazo. En el siguiente artículo hablaremos del protocolo para este tipo de ocasiones. Saludar con cordialidad y respeto. El gesto más habitual cuando nos presentan a otra persona es dar la mano. Un buen apretón de manos es una manera de comenzar una relación momentánea o duradera en el tiempo. Es un gesto que comunica apertura. Toma en cuenta que el gesto del saludo está influenciado de manera importante por la cultura, las creencias, usos y costumbres de cada lugar. Por eso, aunque dar la mano es uno de los saludos más universales, no es el único gesto para hacer un saludo. Las mayores diferencias las podemos observar en culturas orientales y occidentales. ¿Qué tipo de saludo utilizar? En la mayoría de los países occidentales, por regla general, los hombres se dan la mano, excepto cuando son familia, que se suelen dar un beso en la mejilla o un abrazo. El saludo entre las mujeres se suele hacer dándose un beso en la mejilla. Tampoco es extraño que cuando nos presentan a una persona, lo hagamos dando un apretón de manos y un beso en la mejilla, sin embargo, debes percibir si la persona que te están presentando acostumbra realizar este tipo de saludo, a través de su lenguaje corporal. Ante la duda, es recomendable saludar únicamente con un apretón de manos. El gesto del abrazo queda reservado para el ámbito más cercano, entre familiares, amigos y ambientes informales. No es correcto hacerlo en ámbitos de mayor formalidad o con personas poco cercanas. Evita saludar estando sentado, especialmente cuando la persona que vas a saludar es mayor o es una persona de cierta relevancia, levántate como muestra de respeto. Finalmente, te sugerimos siempre sonreír y hablar con claridad. Lo más importante es mirar a la persona directo a los ojos. Esto hará que la otra persona sienta que estás prestándole atención.

Consejos al comer en una casa ajena

Saber cómo actuar cuando vas a comer a casa de alguien es muy importante para causar una buena impresión, disfrutar del momento o simplemente evitar que los anfitriones terminen arrepentidos de haberte invitado. En este artículo te daremos recomendaciones para actuar con naturalidad y comportarte de la mejor manera en este tipo de situaciones. Pregunta si debes llevar algo. Es una buena cortesía preguntar al anfitrión qué puedes llevar. En caso de que te asignen algo para llevar, debes cumplir con llevarlo el día de la comida. Si te piden no llevar nada, puedes optar por no llevar nada, o bien, llevar algo que no sea parte del menú, por ejemplo: una botella de vino o unos chocolates. Llegar demasiado pronto o tarde. Procura no llegar demasiado pronto o tarde al evento. Si llegas demasiado puntual y el anfitrión aún no tiene todo listo puedes generarle estrés innecesario o incomodarlo. Por el contrario, si llegas muy tarde es inapropiado, ya que interrumpirás la comida y alterarás de cierta forma la organización del anfitrión. Pregunta cuál es tu lugar en la mesa. Cuando se trata de una comida compartida, lo mejor es que preguntes al anfitrión si tiene un lugar asignado para ti y dejar que él decida si te coloca en un punto en particular o si el espacio lo deja a tu libre elección. A la hora de comer. Al acudir como invitado debes probar lo que te ofrecen, independientemente de tus gustos personales, si algo no te agrada, pruébalo de todas formas. Evita lanzarte sobre la comida desesperadamente, por más hambre que tengas, disfruta la comida de forma pausada. Toma en cuenta el contexto. Generalmente en Latinoamérica lo más adecuado es terminar con todo lo que te sirven, eso indica que fue de tu agrado todo lo que probaste. Si vas a comer en una casa en otro país en donde tienen diferentes costumbres, debes adaptarte a las reglas de mesa de esa cultura en particular. Ofrece tu ayuda y agradece. Al terminar de comer ofrece tu ayuda con las tareas que implicaron tu visita, puedes ayudar a recoger platos o limpiar el área, siempre hazlo con cuidado, no invadas el espacio del anfitrión. Finalmente agradécele por la invitación y menciona lo bien que la pasaste durante la comida.

Protocolo para asistir a una boda

Cuando nos invitan a una boda, surgen muchas dudas en torno a cómo debemos comportarnos y sobre cómo vestir para la ocasión. En este artículo te damos algunas recomendaciones que debes considerar al asistir a este tipo de eventos. Confirma tu asistencia. Una vez que recibas la invitación, debes decidir tan pronto te sea posible si vas a poder asistir o no y confirmarlo con los novios. La recomendación es hacerlo como mínimo un mes antes de la celebración, sin embargo, entre más pronto confirmes será mucho mejor, así facilitarás a los novios la planificación del evento. Verifica el código de vestimenta requerido. Verifica en la invitación que código es el requerido, normalmente en las bodas el código de vestimenta es formal. Otro código podría ser el de etiqueta rigurosa, confirma muy bien esta información y en caso de duda puedes consultarlo con los novios. Al elegir tu vestimenta es importante no destacar demasiado, ya que no es adecuado intentar ser el centro de atención ni robar el protagonismo a los novios en este día tan especial para ellos. ¿Cuánto gastar en el regalo? Hoy en día lo más común es que los novios tengan mesa de regalos, en donde se especifica una lista de opciones a elegir, así que no tendrás que preocuparte pensando si el regalo que comprarás les va a agradar o no. En cuanto al costo del regalo, el importe mínimo debería ser lo que se conoce como “cubrir el cubierto”. Es decir, multiplicar el número de personas que asisten bajo una misma invitación por el precio aproximado de lo que le cuesta a los novios cada invitado. Puntualidad en la ceremonia y el banquete. Llega puntual a la ceremonia, incluso es recomendable llegar unos minutos antes de que comience. Si llegas tarde, quédate en la parte de atrás de la iglesia o templo y evita pasar por delante del resto de los invitados en medio de la ceremonia. Comportamiento en la mesa. Posiblemente los novios ya habrán organizado las mesas según afinidad y amistad entre los invitados, también es posible que se encuentre alguna persona en nuestra mesa a la que no conocemos. Debes saludar al llegar a la mesa y presentarte si lo ves conveniente en ese momento. Durante el banquete, no empieces a comer hasta que todos en tu mesa estén servidos, intenta no levantarte de la mesa hasta que no termines de comer. Te sugerimos no beber demasiado, si pierdes el control puedes terminar fastidiando la celebración de las personas cercanas a ti e incluso arruinar la fiesta de los novios. Hay algunos otro aspectos que podríamos abordar en este tema tan amplio, sin embargo, estos son los más frecuentes en este tipo de eventos. ¿Qué tal?, déjanos tus comentarios.

Protocolo para decir que no

A la mayoría de las personas nos cuesta trabajo decir que no cuando nos piden un favor o nos solicitan algo. Es importante saber cómo decir que no cuando no queremos o no podemos hacer algo, en este artículo te damos algunos consejos para hacerlo de la mejor manera. Escucha muy bien el favor. Solicita a la persona que te esta pidiendo apoyo que te explique de que se trata antes de dar una respuesta a su solicitud. De esa manera podrás evaluar si te es posible y quieres ayudar a esa persona. Reconoce que no puedes hacer todo. Seguramente la mayoría de las veces que has dicho que si cuando querías decir que no, has notado que casi no te queda tiempo para ti. Siempre sé honesto al dar una respuesta, de esa manera evitarás hacer algo que en realidad no querías hacer. Es válido que le digas que no a una persona que te solicita algo si no puedes hacerlo o si no quieres hacerlo. Piensa en los beneficios que tiene decir que no. Al decir que no, no lo consideres como algo negativo. Piensa en las cosas positivas que surgen con esta decisión, por ejemplo, si dices que no a hacer más trabajo, estás diciendo que si a tener ese tiempo para ti. De esa manera te sentirás mejor y será más fácil decir que no, ya que estarás cuidando de ti mismo(a) tomando sólo las responsabilidades que puedes y quieres tomar. Explica por qué no puedes hacerlo. Si así lo deseas, después de contestar un “no” a una persona, puedes dar una breve explicación para que la persona entienda por qué no puedes hacer lo que te solicitó. Evita extender demasiado la explicación, hazlo de la forma más breve, honesta y firme. Así la persona comprenderá más fácilmente y no dejarás espacio para que siga insistiendo. Para finalizar, ten en cuenta que al decir que no, estas haciendo algo bueno por ti, no te sientas mal por ser honesto al decir que no y sobre todo, sé muy asertivo al responder cuando te pidan un favor.

Protocolo en una comida de negocios

Los buenos negocios no solamente se hacen en la mesa de trabajo, un buen restaurante es una excelente opción para hablar de ello. De esta manera podrás familiarizarte con el prospecto y encontrar temas afines en un ambiente más relajado y agradable. En este artículo te damos algunos consejos sobre cómo comportarte en una comida de negocios. Antes de la comida. Si tienes oportunidad de hacerlo, investiga cuáles son los gustos culinarios de tu cliente o prospecto, así podrás elegir el restaurante más adecuado, piensa también en un lugar de fácil acceso y que cuente con estacionamiento. Es muy importante que le menciones a tu cliente el código de vestimenta del lugar, lo último que desearás es que se sienta incómodo al ir vestido de forma inadecuada. Especifica claramente donde se encuentra el restaurante y de ser necesario facilita la ubicación a tu cliente. Llega temprano a la reunión, siempre debe haber alguien esperando para recibir a los invitados. En el restaurante. Es recomendable ofrecer un aperitivo, esto dará tiempo para que lleguen todos los comensales a la reunión y será una buena oportunidad para conversar con los asistentes. Durante la comida no hables sobre el motivo de la reunión, espera la hora del postre para hacerlo, ya que es un momento más adecuado para comenzar a abordar el tema. Evita poner el celular sobre la mesa y asegúrate de no ser interrumpido, tu cliente debe ser lo más importante durante toda la reunión. Tiempo de negociar. La sobremesa es una de las partes más importantes de la reunión, es el momento ideal para hablar sobre las estrategias de negocio y aclarar los puntos que consideres convenientes. No alargues demasiado la sobremesa, ya que posiblemente tanto tu cliente como tú deban regresar a la oficina, además evitarás que se convierta en algo tedioso. Para finalizar, debes saber que la mayoría de los tratos no se cierran durante una comida de negocios. Podrás continuar tratando el tema en una próxima reunión, agenda una fecha cercana para la reunión de cierre, esto para que tu prospecto tenga en mente el agradable momento en el restaurante, además de la información que le proporcionaste durante la comida.