lifestyle

Sorpréndete con la arquitectura centenaria y la extravagancia cultural de Mérida, Yucatán

La paz de esta ciudad, la belleza de sus calles, hace que sea un lugar de elegancia y contraste…

Arteaga, Coahuila: un destino ideal para viajar en invierno

En las afueras de Saltillo se localiza este apacible y risueño Pueblo Mágico lleno de huertas. Su bonita parroquia…

Vive una experiencia única en Xilitla, San Luis Potosí

Cuevas fantásticas que te cuentan sus historias y construcciones surrealistas que dan rienda suelta a la imaginación, en medio…

Durango: sierras verdes, cascadas y ríos en perfecta armonía y proporción de desierto

Durango: Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, que además es un tesoro colonial y un destino que…

Linares, Nuevo León: un lugar lleno de belleza arquitectónica e interés histórico

Con el paso del tiempo, Linares se convirtió en un poblado con vida propia, en sus calles se respira tranquilidad y amabilidad en su gente que te regala una sonrisa. Lo que contrasta con su imponente arquitectura que se alza con aires de grandeza y señorío que podrás admirar en su Palacio Municipal, en la Plaza Mayor y en la Catedral de San Felipe que se viste de tonos naranjas y terracotas cuando la noche cae. Respirarás el dulce aroma que invade la ciudad cuando se elaboran los deliciosos dulces, mientras a tu alrededor los niños juegan, los adultos conversan y los paisanos saludan a los amigos y familiares. Visita a la botica Morelos. Foto: Visit México La Botica Morelos aguarda la visita de linarenses en busca de sus remedios; surte recetas de todos los médicos y recetas de patente, tal y como reza en su fachada de principios del siglo pasado. Los motivos indígenas en la decoración de su fachada la distinguen del conjunto de los edificios del centro. Camina entre el mobiliario original que resguarda las recetas y formulaciones de aguas, lociones y tónicos. Conoce la variedad de remedios que existen y cómo se curaban los lugareños de principio del siglo pasado. Admira la variedad de aceites y esencias para elaborar tónicos para el mal de ojo, para el susto, para la menopausia, la depresión y otros padecimientos. Todos preparados con la sapiencia del boticario, quien usa un mortero para mezclar las misteriosas fórmulas. Admira la colección de pomos y envases de cerámica finamente decorados que contienen las esencias, hierbas y aceites para los males del alma y del cuerpo. Conoce el Museo de Linares. Foto: Visit México En una grande, antigua y remodelada casona de fachada señorial estilo afrancesado que se cree fue propiedad del fundador de Linares, se encuentra este museo. En la planta baja encontrarás exposiciones temporales, mientras que en el segundo piso disfrutarás de una muestra completa de la historia del municipio con piezas que recorren su trayectoria desde que la región estaba ocupada por dinosaurios hasta la actualidad. Entra al amplio patio interior de amable recepción, con restos fósiles que dan cuenta del origen de los primeros habitantes de estas regiones. Descubre los petroglifos, piedras talladas por los primeros pobladores. Recorre cientos de años de historia local por los salones que muestran evidencias de su pasado. Conoce cómo Linares es conocido por haber sido el Centro Comercial que suministraba a la región noreste principalmente de piloncillo, aguardiente y aguamiel. Tradición que a la fecha hace famoso a Linares por la elaboración de dulces de leche quemada. Aprecia las huellas históricas de sucesos como la Revolución Mexicana y conoce cómo estos hechos forjaron el carácter de sus pobladores. Con información de: Visit México.

San Cristobal de las Casas: Una ciudad llena de color y calidez

Al final de cualquier calle hay casi siempre una montaña y niebla, San Cristóbal de las Casas se eleva en medio del estado acompañado de pinos y encinos. Alrededor de este Pueblo Mágico se despliegan comunidades Tzotziles y Tzeltales que trabajan el barro, cultivan flores y confeccionan intrincados textiles. Podrás adquirir artesanías espléndidas en jade y ámbar mientras escuchas a los lugareños hablar en lenguas autóctonas. Sus construcciones son ejemplos del barroco, plateresco y neoclásico, como la Catedral de San Cristóbal o el Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán. Sus productos llenan de color los mercados y las plazas. San Cristóbal de las Casas es una ciudad llena de color y calidez, descubrir sus recintos coloniales, patrimonio de la humanidad, hacen que este destino sea único, pues conjuga originalidad en sus productos y una ubicación que permite que disfrutes del amplio abanico de actividades que puedes realizar en la zona. Museo del Ámbar. Foto: Visit México Con casi quince años de inaugurado, en este museo, el único en su tipo en México, encontrarás más de 300 piezas en exhibición y podrás ver una extensa colección de ámbar en bruto y ámbar tallado así como podrás conocer los procesos de extracción de este bello material. Visita el testimonio de los mayas en Toniná. La guerrera ciudad maya de Toniná se asienta sobre un relieve natural boscoso, construido sobre una montaña artificial de siete plataformas. Foto: Visit México EXPLORA LAS ZONAS ARQUEOLÓGICAS DE TONINÁ. Prepárate para admirar las sorprendentes estelas de piedras talladas con gran detalle que muestran a los gobernantes de esa ciudad, los relieves en estuco que representan el mito de las cuatro eras cosmogónicas por las que atraviesa el mundo. Conéctate con los soles de cada ciclo, representados por cabezas humanas que caen desde las paredes de piedra. Deslúmbrate con los edificios de grecas espirales escalonadas y la cancha del juego de pelota, una de las mayores de su tiempo. Presta atención a las esculturas y las plataformas de templos y palacios que demuestran la importancia comercial y bélica que Toniná tuvo en su tiempo. Contempla el espacio dedicado al juego de pelota de los prisioneros montado sobre una gran plataforma junto al altar de los sacrificios y busca la sobresaliente representación del dios de la muerte que sostiene entre sus manos la cabeza de un decapitado. VISITA EL MUSEO DE SITIO DE TONINÁ. Construido sobre una explanada rectangular que recuerda el antiguo mito de la creación del universo, el museo muestra una colección conformada por objetos arqueológicos del sitio, como esculturas de piedra con representaciones de dioses y gobernantes, o con inscripciones y grabados vinculados a su cosmovisión. San Juan Chamula y su sincretismo. Foto: Visit México Prepárate para conectarte con el misticismo de San Juan Chamula, una comunidad Tzotzil que se independizó de la iglesia católica y que realiza sus propios rituales en un sincretismo religioso único. Desde el amplio atrio que acoge al templo de estilo novohispano comienza tu inmersión, pues la gente de la comunidad podrá llegar junto contigo portando sus ofrendas, sus deseos, sus súplicas y su agradecimiento al templo. Siente bajo tus pies las agujas de pino que inundan el piso al recibirte y huele el aroma a copal. Verás que en el espacio no hay bancas para sentarse, pues los habitantes oran de rodillas y realizan rituales que mezclan las costumbres evangelizadoras del siglo XVI con las creencias religiosas prehispánicas. Descubre que la iglesia está decorada con velas de diferentes tamaños y colores con significados distintos y las imágenes de los santos tienen colgados espejos, que según la creencia local reflejan el alma de los fieles. Con información de Visit México.

Vive una experiencia única en Cadereyta de Montes, Querétaro

Es la entrada a la Sierra Gorda de Querétaro, pero también es un lugar donde se junta el semidesierto con el agua. Esta zona tiene el privilegio de contar con una variedad enorme de ecosistemas con flores multicolores, campos vitivinícolas, jardines botánicos enmarcados por las rojizas paredes de la sierra queretana. Se puede hacer senderismo, pescar, escalar o admirar sus construcciones religiosas y visitar dos de los más diversos invernaderos de cactáceas en América. Cuando visites Cadereyta no dejes de ver sus impresionantes grutas y las zonas arqueológicas de las Ranas y de Toluquilla. Siéntete un arqueólogo más en Toluquilla. Foto: Visit México Toluquilla es una pequeña zona arqueológica rodeada de barrancas, que estuvo habitada por distintos grupos que compartieron la región serrana entre los años 300 dC hasta el 1300 de nuestra era. Adéntrate en las profundidades de la zona. Aproxímate a la cima de la meseta, sube por las escalinatas de piedra y recorre los callejones; admira los muros de piedra y lodo que delimitan los espacios del centro ceremonial, político y administrativo que algún día controló las rutas comerciales de la región y la explotación de cinabrio, óxido de hierro, granate y mercurio. Sé parte de antiguas tradiciones. Recorre el conjunto habitacional que compartieron los nobles y sacerdotes. Admira el vestíbulo principal y siente la tranquilidad que respiran las habitaciones que lo circundan. Aprende cómo fueron los cuatro juegos de pelota e imagina el tradicional rito prehispánico que implicaba una gran concentración y una extraordinaria condición física de los jugadores. Siente la magia del santuario y conoce las diferentes interpretaciones que los arqueólogos han concebido para explicarse la existencia del lugar y su relación con la cacería, la agricultura, la pesca, el comercio y el vínculo de sus habitantes con la naturaleza. Las casonas de Cadereyta te dan la bienvenida. Foto: Visit México Visita el majestuoso centro y los edificios que quedaron como testigos de la historia de los indígenas, los misioneros, los oficiales y los mineros que han compartido y explorado el bravío territorio del semidesierto. Camina por la plaza central decorada con piedras de río que forman un inmenso tapete veteado. Absorbe el movimiento de su tradicional kiosco rodeado de antiguas construcciones de tonos amarillos y ocres que albergan más de cuatro siglos de historia novohispana. Pasea a lo largo de los hermosos portales adornados por inmensos portones de madera, ventanales, zaguanes y balcones que dejan pasar la energía apasionada de la ciudad. Detente frente al Templo de San Pedro y San Pablo y admira en su interior el retablo del altar mayor de estilo churrigueresco y en su fachada el reloj estilo porfiriano, mira el Palacio Municipal  y las impetuosas casonas de abolengo. No puedes perderte el vivero y jardin bótanico de de Cadereyta, cuya fama obedece a que sus colecciones de cactáceas se ubican entre las mayores del mundo. Disfruta las fiestas, la comida y las artesanías. Encontrarás numerosas fiestas aquí; las más importantes son la de San Gaspar, el 2 de febrero, la de Nuestra Señora del Refugio, el 4 de julio, y el 8 de septiembre, que se celebra la conmemoración de la fundación de Cadereyta. Experimenta a la hora de la comida los platillos típicos de la región; entre ellos destacan las carnitas de cerdo, el chicharrón de res o el nopal penca. También conoce el trabajo de los artesanos de la región; las piezas en mármol y la talabartería son lo más populares. Presa Zimapán, de imponentes cordilleras. Foto: Visit México La Presa Zimapán, conocida también como Presa Fernando Hirart, es una maravilla de la ingeniería mexicana. Emprende el camino. En el camino a la presa admira los soberbios puentes que atraviesan por debajo de las montañas. Detente en los miradores para deleitarte con los espectaculares paisajes escarpados que se extienden a tus pies. Descubre el islote que surge en medio de las aguas que inundaron el área y distingue la caprichosa arquitectura que plantea un complejo elevado sobre sólidos pilotes de concreto y tensos cordeles que sostienen las lonas del techo que conforman las habitaciones del hotel. Navega entre paredes de piedra. Dirígete a uno de los embarcaderos y toma una lancha para navegar por el río. Admira los diferentes colores de las piedras en las paredes de más de 200 metros de altura. Presta atención a los impresionantes cortes que los ingenieros realizaron a las paredes de roca para dar fluidez a la corriente e imagina la fuerza del río que entra a la central hidroeléctrica. Con información de Visit México.