Comunicación

Errores al hablar en público y cómo manejarlos

Hablar en público exige un gran nivel de concentración, sólo tienes una oportunidad para impactar positivamente. Es por eso que debes estar atento a tu desempeño en el escenario y a la respuesta de tu público. En este artículo te damos algunas estrategias para manejar un error al hacer una presentación en público. Pensar que lo vas a hacer mal. Este pensamiento es bastante común al hablar en público, esto ocurre por que estás dirigiendo tu atención en lo que no quieres que suceda. Para evitarlo, enfócate en cómo lo quieres hacer y si cometes algún error durante tu presentación corrígelo o tómalo con humor frente a tu audiencia, quedarás muy bien. Imaginar que te van a juzgar negativamente. Esto sucede incluso los días anteriores a tu presentación, comienzas a imaginar cómo te van a mirar y lo que van a pensar de ti. Lo cierto es que todos te van a juzgar, algunos lo harán de una manera positiva y otros lo harán negativamente. Es una realidad que no depende de ti, la recomendación es olvidarte por un momento del público y empezar a pensar en lo que sí depende de ti. No pierdas más energía preocupándote por las cosas que no puedes controlar. No practicar. Al prepararte para hablar en público puede que distraigas tu atención en tareas que son parte de tu presentación, como decidir la vestimenta que vas a utilizar, la redacción del discurso, hacer esquemas para organizar tu discurso, etc. Todos estos puntos son muy importantes, pero puede que te olvides de lo más importante: practicar. Al menos el 50% de tu preparación debe ir dirigida a practicar, puedes hacerlo incluso si no tienes público. La práctica tendrá la misma validez. No tener un buen plan de acción. Es muy común que al enterarte que tienes que hablar en público inmediatamente te ataquen los nervios. No sabes por donde empezar y quieres hacer todo a la vez. Si deseas que tu presentación sea un éxito define tu objetivo y organiza las tareas en función del mismo. Ve resolviendo las etapas poco a poco siguiendo un orden de prioridades.

Errores comunes en el lenguaje corporal

Además de utilizar las palabras para comunicarnos, nuestro cuerpo tiene un lenguaje propio, en función del cual generamos percepciones…

Protocolo para dar malas noticias

Dar malas noticias nunca es fácil. Llega a ser incómodo y puede dar lugar a malos entendidos o generar problemas. En este artículo te compartimos el protocolo para dar malas noticias de la mejor manera, ya sea en el ámbito familiar, profesional o social. ¿Eres la persona indicada para dar la noticia? Este punto es muy importante, debes analizar si eres la persona indicada para dar esa mala noticia. Por ejemplo: si tuvieras que dar una mala noticia en tu trabajo, debes evaluar si tu rol profesional requiere este tipo de acciones por tu parte o bien si le corresponde a otra persona hacerlo. Cuida el contexto. El contexto en el que vayas a dar una mala noticia debe ser un lugar tranquilo y libre de distracciones, de ese modo la comunicación será fluida. Es recomendable que lo hagas de manera individual, evita dar la mala noticia si estás en un lugar con más personas alrededor. Elige un lugar cercano, ya que debes dirigir a la persona hacia el lugar sin darle la noticia aún, simplemente para que te siga y anticipe la importancia de lo que va a ocurrir. Evita dar rodeos. Un error común al dar una mala noticia es darle vueltas a la situación antes de decir cuál es la noticia directamente. Evita hacerlo, ya que puedes hacer que la otra persona se imagine algo más grave de lo que realmente le quieres comunicar. Te sugerimos primero dar la mala noticia de forma suavizada y después agregar la información o explicación que consideres oportuna, no te extiendas demasiado si no es necesario. No des interpretaciones personales. Lo que vas a decir es muy importante, por lo cual es mejor que no des tu punto de vista acerca de la noticia que le estás comunicando. Permite que la persona que está recibiendo la noticia la asimile a su manera. Además, dar tu opinión personal puede dar lugar a una mala interpretación, enfócate a dar la información de manera objetiva y con un lenguaje neutro. Mantén cierta proximidad. Aunque no tengas una amistad con la persona que recibe la noticia, es recomendable estar cerca a la hora de dar la noticia. De esa manera la persona se sentirá más confortada y estarás en mejor disposición de brindarle ayuda si la necesita. Procura que no haya ningún mueble separándolos, adopta una postura relativamente relajada (sin cruzar los brazos ni las piernas y sin encorvarte demasiado). Finalmente, te sugerimos que al dar una mala noticia lo hagas con empatía hacia la otra persona y le expreses tu apoyo en todo momento.