Cómo tomar una copa de vino

En cualquier momento se nos puede presentar la oportunidad de asistir a algún evento en donde tenemos que utilizar copas de vino, te damos algunas recomendaciones para tomar una copa de la mejor manera.

Lo correcto, antes de beber, es limpiarse los labios con la servilleta para evitar dejar cualquier tipo de marca en la copa. De igual manera hay que proceder con las manos, si tenemos cualquier pequeña mancha de comida, de salsa, etc. y no nos limpiamos bien las manos, dejaremos una marca o huella en la copa. La copa siempre debe permanecer muy limpia y transparente.

1. No es necesario mover excesivamente el vino. 

Salvo que seas un catador de vinos, no será ni necesario ni adecuado. El profesional necesita realizar ese gesto para extraer todos los matices del vino. Pero nosotros no.

Sin ser demasiado llamativos, podremos mover suavemente la copa para reconocer su aroma, y apreciar diferentes matices según se va consumiendo.

2. Tomar la copa por el tallo.

Debemos tomar la copa por el tallo, es la forma de asegurarnos de que el contacto con la copa no aumente la temperatura del vino y pueda disfrutarse a la temperatura adecuada.

3. Evitar poner los dedos en el cáliz de la copa.

Si se sujeta correctamente no es necesario dejar nuestras huellas marcadas en la copa. De este modo, la copa permanecerá limpia y, como hemos comentado, evitaremos aumentar la temperatura del vino. También es conveniente cambiar de copa si se cambia de tipo vino. No siempre se hace, pero es lo más correcto.

Únicamente si vas a pasar la copa a alguien más se recomienda tomarla por el cáliz, lo cual no te llevará más que unos segundos, evitando así aumentar la temperatura del vino.

Como punto adicional, es recomendable limpiar los labios después de beber, sobretodo un vino tinto, porque suele manchar los labios.

Deja tu comentario

Comentario

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *