MULTIMEDIA

Multimedia es una sección de nuestras favoritas porque te damos distintos consejos en video y otras tecnologías

Consejos para renunciar a tu trabajo

Renunciar a un trabajo no es algo fácil, debes hacerlo con respeto y cuidando varios aspectos. En este artículo te damos algunas recomendaciones para que lo hagas de la mejor manera posible, dejando en la medida de lo posible las puertas abiertas de la empresa a la cual vas a renunciar. Avisa con anticipación. Avisar con tiempo que vas a renunciar demuestra seriedad y responsabilidad. Ten presente que la compañía cuenta contigo y deberán buscar a la persona ideal para cubrir tu puesto, incluso en ocasiones será necesario que tú mismo capacites de forma básica a la nueva persona que tomará tus funciones. El tiempo con el cuál deberías avisar será en base al tiempo que hayas laborado en la empresa, te sugerimos avisar con un mínimo de un mes a mes y medio. Prepárate para diferentes escenarios. Probablemente tu jefe se sentirá sorprendido y en desacuerdo por la noticia de tu renuncia. En esta situación posiblemente te haga algunas preguntas sobre tu decisión o incluso tratará de convencerte para que te quedes. Debes pensar en las preguntas que te podría hacer y preparar una respuesta sincera y protocolar, de igual forma si te ofrecen un mayor salario, debes pensar si estarías dispuesto a quedarte al recibir una oferta atractiva por parte de tu jefe. Busca el contexto adecuado. El momento y lugar que elijas para hablar de tu renuncia es muy importante, te sugerimos no renunciar si estás molesto o tuviste una discusión con tu jefe. También procura hablar en privado con tu jefe y en un momento donde no se encuentre ocupado o estresado, de esa forma podrás tener toda su atención. Sé sincero acerca de tus motivos. No hay nada mejor que hablar de forma sincera acerca de los motivos por los que deseas renunciar. De esa forma evitas caer en contradicciones o que puedan enterarse de que diste un motivo falso, quedarías muy mal. Finalmente, te recomendamos mantener una actitud profesional después de haber notificado a tu jefe, deja todo lo más ordenado que puedas y procura salir de la mejor forma de la empresa.

Protocolo para dar malas noticias

Dar malas noticias nunca es fácil. Llega a ser incómodo y puede dar lugar a malos entendidos o generar problemas. En este artículo te compartimos el protocolo para dar malas noticias de la mejor manera, ya sea en el ámbito familiar, profesional o social. ¿Eres la persona indicada para dar la noticia? Este punto es muy importante, debes analizar si eres la persona indicada para dar esa mala noticia. Por ejemplo: si tuvieras que dar una mala noticia en tu trabajo, debes evaluar si tu rol profesional requiere este tipo de acciones por tu parte o bien si le corresponde a otra persona hacerlo. Cuida el contexto. El contexto en el que vayas a dar una mala noticia debe ser un lugar tranquilo y libre de distracciones, de ese modo la comunicación será fluida. Es recomendable que lo hagas de manera individual, evita dar la mala noticia si estás en un lugar con más personas alrededor. Elige un lugar cercano, ya que debes dirigir a la persona hacia el lugar sin darle la noticia aún, simplemente para que te siga y anticipe la importancia de lo que va a ocurrir. Evita dar rodeos. Un error común al dar una mala noticia es darle vueltas a la situación antes de decir cuál es la noticia directamente. Evita hacerlo, ya que puedes hacer que la otra persona se imagine algo más grave de lo que realmente le quieres comunicar. Te sugerimos primero dar la mala noticia de forma suavizada y después agregar la información o explicación que consideres oportuna, no te extiendas demasiado si no es necesario. No des interpretaciones personales. Lo que vas a decir es muy importante, por lo cual es mejor que no des tu punto de vista acerca de la noticia que le estás comunicando. Permite que la persona que está recibiendo la noticia la asimile a su manera. Además, dar tu opinión personal puede dar lugar a una mala interpretación, enfócate a dar la información de manera objetiva y con un lenguaje neutro. Mantén cierta proximidad. Aunque no tengas una amistad con la persona que recibe la noticia, es recomendable estar cerca a la hora de dar la noticia. De esa manera la persona se sentirá más confortada y estarás en mejor disposición de brindarle ayuda si la necesita. Procura que no haya ningún mueble separándolos, adopta una postura relativamente relajada (sin cruzar los brazos ni las piernas y sin encorvarte demasiado). Finalmente, te sugerimos que al dar una mala noticia lo hagas con empatía hacia la otra persona y le expreses tu apoyo en todo momento.

¿Cómo ser un buen conversador?

Un buen conversador no implica hablar más o hablar mejor de ti, se trata de que exista una mejor conversación entre todos. En este artículo te compartimos algunas recomendaciones que puedes seguir para desarrollar o mejorar tus habilidades al conversar con los demás. Escucha más de lo que hablas. Una buena conversación es más que solo hablar de algún tema, implica también una buena escucha y no solamente esperar tu turno para hablar. Escucha atentamente y responde a lo que la otra persona diga. Nunca hables más que los demás en una conversación ni respondas a lo que digan hablando de ti todo el tiempo. Busca hablar de algo que le pueda interesar a la otra persona. Generalmente, un punto que nos impide iniciar conversaciones, es el miedo a acercarte a alguien y no tener nada que decirle. Afortunadamente, existen formas fáciles para que puedas encontrar algo de qué hablar. Analiza los temas que podrían ser interesantes, podrías hablar de cualquier cosa, según el contexto en el que te encuentres, por ejemplo: hablar de un partido de futbol, qué es lo que más le gusta de su trabajo, sobre lo que le gusta hacer, etc. Haz preguntas abiertas. Las preguntas abiertas dan la oportunidad a quién las responde de abrirse y darte una respuesta más amplia, que incluso puede llevar a generar más temas en base a la información que recibes de la otra persona. Este tipo de preguntas son muy útiles, ya que la gente se siente muy bien cuando la invitas a hablar o cuando te interesas en un aspecto que es importante en sus vidas. Sonríe. Gran parte de una conversación se trata del lenguaje no verbal. La gente está más dispuesta a hablar con personas que sonríen, que sean abiertas y amigables. Puedes lograr motivar a los demás a conversar contigo por medio de un lenguaje corporal abierto y una sonrisa. No exageres en sonreír de más, ya que puede parecer falso, solo muestra que estás feliz y cómodo en el lugar donde te encuentras. Mantente informado de temas actuales. Si se te acaban los temas, es bueno conocer sobre acontecimientos actuales, temas comunes e importantes para que puedas generar conversación a partir de esos temas. Además conocer sobre este tipo de temas te será útil en caso de que alguien más inicie la conversación, de esa forma tendrás más herramientas para participar de la misma. Hay muchos aspectos más en relación al tema, sin embargo, estos puntos son algunos de los principales. El arte de ser un buen conversador se va desarrollando con el tiempo, al iniciar una conversación intenta ser natural y deja que las cosas fluyan.

Cómo convencer a los demás

Desarrollar la persuasión te puede ayudar a tener éxito, esto tanto en los negocios como en las relaciones personales. En este artículo te damos consejos para que puedas convencer a los demás. Sé seguro y asertivo. Las personas son atraídas hacia la confianza, no hay nada más efectivo que exponer tu punto de vista con convicción y de forma asertiva. Muéstrate como un experto en el tema usando un razonamiento sólido y buenos ejemplos, esto hará que las personas crean en ti. Hazlo personal. Háblale a la persona que deseas convencer por su nombre, la hará sentir importante y tomada en cuenta, especialmente si no tienes demasiada confianza con esa persona, tomará como un buen detalle el hecho de que recuerdes su nombre y se lo digas. Cuando alguien escucha su propio nombre se activa una zona del cerebro relacionada con el placer. Eso quiere decir que si pronuncias varias veces su nombre en la misma conversación, estarás causando una sensación agradable, lo cual es muy persuasivo. Da siempre un porqué. Si le falta información a tu propuesta serás menos convincente. Por eso siempre debes decir de la forma más clara posible que quieres y por qué lo quieres. De esta forma será mucho más fácil que puedas convencer a una persona o grupo de personas. ¡Inténtalo! Gánate su confianza. Enfatiza y relaciónate con su punto de vista, concede puntos cuando sea necesario, pero mantén tu atención en convencerlo de cambiar su opinión. Si usas los argumentos adecuados y respondes bien a sus objeciones, entonces muy probablemente puedas convencer a esa persona de que te apoye en lo que le pides. Recuérdales que son libres de elegir. Una manera de demostrar que tu propuesta es una petición y no una exigencia, es recordándole que tiene total libertad de elegir. Esta técnica es bastante eficaz, incluso duplica las probabilidades de que te digan que si. La forma más fácil de hacerlo es simplemente añadir al final una frase como: “Eres libre de decidir”. Cuando quieras persuadir a una persona no la presiones, ofrécele más libertad, Por ilógico que parezca. Finalmente, te sugerimos utilizar el contacto físico, cuando hagas tu propuesta puedes añadir un ligero contacto en el brazo o en el hombro, así aumentarás tus probabilidades para convencer a alguien.

Consejos para que te volteen a ver

¿Te gustaría que las personas te voltearan a ver? En este artículo hablaremos sobre algunas estrategias que puedes desarrollar para llamar la atención de manera sutil, atrayendo el interés de los demás hacia ti. Es importante mencionar que el hecho de que te volteen a ver tiene que ver con tu personalidad, si te sientes cómodo al atraer a los demás, estas recomendaciones te ayudarán a que las personas te perciban de una manera distinta. Busca un elemento diferenciador en tu vestimenta. Una buena forma de captar la atención de las personas es buscar un elemento diferenciador o un estilo particular en tu manera de vestir. Este diferenciador debe ir acorde a tu estilo y debes sentirte cómodo al usarlo. Además esto podría dar pauta para una buena conversación. Trata de encontrar ese toque distintivo que sea único y favorecedor para ti. Trabaja la modulación de tu voz. Modular la voz es una de las mejores estrategias para atraer la atención de los demás. Puedes variar el volumen, el tono, la velocidad, las pausas al hablar, esto sin duda es algo que ayudará a que noten tu presencia. Al modular la voz la gente se dará cuenta que estás presente y generarás el interés en las personas. Hazlo de forma natural y evita gritar al hacerlo. Sé una persona abierta. Caminar sin mirar a nadie podría funcionar bien para cierto tipo de personas. Sin embargo, si quieres que se fijen en ti, tienes que demostrar que las personas te interesan. Haz contacto visual con las personas, sonríe y salúdalas de forma natural. De esa forma se sentirán atraídas para conversar contigo. Finalmente, toma en cuenta que la personalidad es un punto crucial cuando nos relacionamos con los demás, te sugerimos trabajar los aspectos que te ayuden a mostrarte más abierto con las personas.

Consejos al comer en una casa ajena

Saber cómo actuar cuando vas a comer a casa de alguien es muy importante para causar una buena impresión, disfrutar del momento o simplemente evitar que los anfitriones terminen arrepentidos de haberte invitado. En este artículo te daremos recomendaciones para actuar con naturalidad y comportarte de la mejor manera en este tipo de situaciones. Pregunta si debes llevar algo. Es una buena cortesía preguntar al anfitrión qué puedes llevar. En caso de que te asignen algo para llevar, debes cumplir con llevarlo el día de la comida. Si te piden no llevar nada, puedes optar por no llevar nada, o bien, llevar algo que no sea parte del menú, por ejemplo: una botella de vino o unos chocolates. Llegar demasiado pronto o tarde. Procura no llegar demasiado pronto o tarde al evento. Si llegas demasiado puntual y el anfitrión aún no tiene todo listo puedes generarle estrés innecesario o incomodarlo. Por el contrario, si llegas muy tarde es inapropiado, ya que interrumpirás la comida y alterarás de cierta forma la organización del anfitrión. Pregunta cuál es tu lugar en la mesa. Cuando se trata de una comida compartida, lo mejor es que preguntes al anfitrión si tiene un lugar asignado para ti y dejar que él decida si te coloca en un punto en particular o si el espacio lo deja a tu libre elección. A la hora de comer. Al acudir como invitado debes probar lo que te ofrecen, independientemente de tus gustos personales, si algo no te agrada, pruébalo de todas formas. Evita lanzarte sobre la comida desesperadamente, por más hambre que tengas, disfruta la comida de forma pausada. Toma en cuenta el contexto. Generalmente en Latinoamérica lo más adecuado es terminar con todo lo que te sirven, eso indica que fue de tu agrado todo lo que probaste. Si vas a comer en una casa en otro país en donde tienen diferentes costumbres, debes adaptarte a las reglas de mesa de esa cultura en particular. Ofrece tu ayuda y agradece. Al terminar de comer ofrece tu ayuda con las tareas que implicaron tu visita, puedes ayudar a recoger platos o limpiar el área, siempre hazlo con cuidado, no invadas el espacio del anfitrión. Finalmente agradécele por la invitación y menciona lo bien que la pasaste durante la comida.

Protocolo para decir que no

A la mayoría de las personas nos cuesta trabajo decir que no cuando nos piden un favor o nos solicitan algo. Es importante saber cómo decir que no cuando no queremos o no podemos hacer algo, en este artículo te damos algunos consejos para hacerlo de la mejor manera. Escucha muy bien el favor. Solicita a la persona que te esta pidiendo apoyo que te explique de que se trata antes de dar una respuesta a su solicitud. De esa manera podrás evaluar si te es posible y quieres ayudar a esa persona. Reconoce que no puedes hacer todo. Seguramente la mayoría de las veces que has dicho que si cuando querías decir que no, has notado que casi no te queda tiempo para ti. Siempre sé honesto al dar una respuesta, de esa manera evitarás hacer algo que en realidad no querías hacer. Es válido que le digas que no a una persona que te solicita algo si no puedes hacerlo o si no quieres hacerlo. Piensa en los beneficios que tiene decir que no. Al decir que no, no lo consideres como algo negativo. Piensa en las cosas positivas que surgen con esta decisión, por ejemplo, si dices que no a hacer más trabajo, estás diciendo que si a tener ese tiempo para ti. De esa manera te sentirás mejor y será más fácil decir que no, ya que estarás cuidando de ti mismo(a) tomando sólo las responsabilidades que puedes y quieres tomar. Explica por qué no puedes hacerlo. Si así lo deseas, después de contestar un “no” a una persona, puedes dar una breve explicación para que la persona entienda por qué no puedes hacer lo que te solicitó. Evita extender demasiado la explicación, hazlo de la forma más breve, honesta y firme. Así la persona comprenderá más fácilmente y no dejarás espacio para que siga insistiendo. Para finalizar, ten en cuenta que al decir que no, estas haciendo algo bueno por ti, no te sientas mal por ser honesto al decir que no y sobre todo, sé muy asertivo al responder cuando te pidan un favor.

Protocolo en la playa

El periodo vacacional es la oportunidad perfecta para darse una vuelta en alguna de nuestras playas. En este artículo te damos algunas recomendaciones para saber cuál es el protocolo correcto al estar ahí. Respeta las normas de seguridad. Debes atender a todas las normas de seguridad indicadas con banderas e instrucciones que te brinde el personal de seguridad, esto ayudará a preservar tu seguridad y la seguridad de las demás personas. Es común que los niños pequeños puedan despistarse y perderse. Te recomendamos ponerles algún brazalete con un número celular de contacto, puedes hablar con ellos sobre lo que deben o no hacer en estas situaciones. El fuego está totalmente prohibido en la playa, salvo que exista algún espacio destinado específicamente para ello. Considera el código de vestimenta. En relación al código de vestimenta debes usar un código adecuado para la playa, puedes utilizar playeras informales o tipo polo. Si deseas usar una camisa, busca que sea de materiales adecuados como el lino o algún otro material ligero. Evita llevar prendas viejas o demasiado desgastadas, tampoco es recomendable usar ropa que usarías en la ciudad, ya que no es adecuada para este contexto. Respeta tu espacio. En la mayoría de las playas los espacios ya están asignados, ya sea con una sombrilla o algún otro elemento. Evita invadir el espacio de los demás, aunque lleves muchas cosas, procura tener tu espacio lo más ordenado posible. Si vas a sacudir tu toalla, hazlo lejos de las personas que tienes a tu alrededor y toma en cuenta la dirección del viento para no incomodarlas. Respeta también el espacio de manera sonora, algunas personas van a la playa a relajarse, es por eso que te sugerimos usar la música a un volumen aceptable para no incomodar a los demás. Respeta el espacio completo Sé consciente para respetar y proteger la flora y la fauna de cualquier playa, evita meterte al mar con líquidos o basura con la que puedas contaminarlo, aplica la misma regla en cualquier área natural. Recuerda que contaminar las playas nos hace daño a todos, toma en cuenta que son espacios públicos que debemos conservar y cuidar para disfrutar de ellos.

Consejos para hacer una crítica

Para nadie es agradable escuchar los errores cometidos, sin embargo, es necesario saberlos para poder mejorar en ciertos aspectos. Una crítica, cuando es constructiva, siempre será útil y en la mayoría de los casos bien recibida, en este artículo te damos algunas recomendaciones para hacer una crítica de forma correcta. Pide permiso Antes de dar tu opinión o consejos a alguna persona, lo correcto es preguntarle si puedes dárselo. Debes hacerlo de la forma más respetuosa posible, por ejemplo, preguntarle: ¿Te importa si te doy mi punto de vista? Si tienes mucha confianza con la persona a la que le vas a hacer la crítica puedes saltar este paso, siempre que la situación se preste para hacerlo. Estructura tu crítica de manera adecuada Al hacer una crítica constructiva, es muy importante que uses las palabras correctas. Utiliza frases positivas al hacerla, evita hacer sentir mal a la persona o utilizar los “pero”, ya que al utilizar esta palabra estás dando una connotación negativa al mensaje y eso es lo que recordará la persona que recibe la crítica. Si te preguntan tu opinión sobre una película, podrías decir: Me gusto la película, tiene un buen guion, quizá pudieron omitir ciertos elementos que no aportaban a la historia, disfruté de la película. De esa manera estarás hablando de lo que te gustó y lo que no te gustó de manera positiva. Evita dar una crítica de algo que ya no se puede cambiar Una crítica constructiva tiene como objetivo que exista la posibilidad de mejorar, si el aspecto del cuál vas a hablar es algo que ya no se puede cambiar es mejor no hacerla. Por ejemplo, cuando alguien se hizo una cirugía de nariz o acaba de cortarse el cabello, etc. En caso de que la persona te pida tu opinión, puedes darle tu opinión de manera positiva sin hacerla sentir mal. Para finalizar, te recomendamos siempre hacer las críticas cara a cara, al hacerlo de esta manera podemos ofrecer un tono de voz calmado y un lenguaje corporal que no sea agresivo para esa persona.

Cómo contestar cuando te hacen un halago

},"playback":{"autoplay":true,"oembed":true,"related_videos":true,"so_field_container_state":"open"},"_sow_form_id":"1851372345b43f3a98522d062187273","_sow_form_timestamp":"1531179991166"},"args":{"before_widget":"<div…