Consejos

Consejos para el caballero moderno, aquí te decimos todo lo relacionado con tu imagen, consejos prácticos, consejos para la vida diaria, para que se puedas disfrutar y vivir más, nuestros columnistas estarán encantados de platicar contigo y te enviarán consejos específicos para cada uno de los perfiles.
Consejos imagen

5 reglas para el código de vestimenta informal

Al llegar a casa después del trabajo seguramente deseas relajarte y usar ropa cómoda, pero, ¿qué pasa cuando aún…

Cómo vestir según tu biotipo

No todos los hombres tienen el mismo tipo de cuerpo, cada uno tiene sus ventajas y desventajas, es básico…

5 razones para ser un líder de estilo

Hoy en día los hombres le están dando mayor importancia a su estilo y están mejorando su forma de…

Cómo ganar una discusión

Las discusiones son momentos donde dos o más personas comparten su punto de vista y buscan convencer al otro de su idea. En este artículo te compartimos algunas recomendaciones para hacerlo de la mejor manera posible y ganar una discusión. Conocer el tema. Si deseas ganar una discusión sobre cualquier tema, el primer paso es que conozcas lo suficiente sobre el mismo, incluso te puede ayudar si conoces estadísticas o datos más específicos al respecto, esto será muy útil para defender tu postura. Si desconoces el tema que se esta discutiendo, evita entrar en debate, ya que podrías quedar sin argumentos fácilmente. Mantén la calma. En toda discusión debes aprender a controlar tus emociones negativas. Al perder el control de tus emociones podrías dejar de argumentar de forma lógica y la discusión no llegará a ninguna parte. Parte de ganar una discusión se encuentra en mantener la calma y presentar tu punto de vista de una forma asertiva y organizada. Toma tu tiempo para contestar. Escucha con atención lo que la persona o grupo de personas te dice y analízalo. Toma tu tiempo para responder en base a los argumentos que escuchaste y menciona tu punto de vista sobre cada punto. Realiza preguntas abiertas sobre la postura de la otra persona, de esa manera tendrás tiempo para organizar mentalmente tu próxima pregunta o argumento. Empatía. La empatía es el primer paso para una victoria. Escucha atentamente todos los argumentos expuestos, analiza si tienen razón y reconócelo cuando debas hacerlo. Puedes tomar uno de estos puntos y usarlo a tu favor o construir más argumentos a partir de ello. Cómo ultima recomendación, no tomes las opiniones de los demás a nivel personal, siempre respeta los diferentes puntos de vista.

Cómo vestir si eres un hombre de treinta años o más

¿Cuáles son los cambios que debemos realizar en el guardarropa masculino a partir de los treinta? En este artículo…

¿Cómo ser un buen conversador?

Un buen conversador no implica hablar más o hablar mejor de ti, se trata de que exista una mejor conversación entre todos. En este artículo te compartimos algunas recomendaciones que puedes seguir para desarrollar o mejorar tus habilidades al conversar con los demás. Escucha más de lo que hablas. Una buena conversación es más que solo hablar de algún tema, implica también una buena escucha y no solamente esperar tu turno para hablar. Escucha atentamente y responde a lo que la otra persona diga. Nunca hables más que los demás en una conversación ni respondas a lo que digan hablando de ti todo el tiempo. Busca hablar de algo que le pueda interesar a la otra persona. Generalmente, un punto que nos impide iniciar conversaciones, es el miedo a acercarte a alguien y no tener nada que decirle. Afortunadamente, existen formas fáciles para que puedas encontrar algo de qué hablar. Analiza los temas que podrían ser interesantes, podrías hablar de cualquier cosa, según el contexto en el que te encuentres, por ejemplo: hablar de un partido de futbol, qué es lo que más le gusta de su trabajo, sobre lo que le gusta hacer, etc. Haz preguntas abiertas. Las preguntas abiertas dan la oportunidad a quién las responde de abrirse y darte una respuesta más amplia, que incluso puede llevar a generar más temas en base a la información que recibes de la otra persona. Este tipo de preguntas son muy útiles, ya que la gente se siente muy bien cuando la invitas a hablar o cuando te interesas en un aspecto que es importante en sus vidas. Sonríe. Gran parte de una conversación se trata del lenguaje no verbal. La gente está más dispuesta a hablar con personas que sonríen, que sean abiertas y amigables. Puedes lograr motivar a los demás a conversar contigo por medio de un lenguaje corporal abierto y una sonrisa. No exageres en sonreír de más, ya que puede parecer falso, solo muestra que estás feliz y cómodo en el lugar donde te encuentras. Mantente informado de temas actuales. Si se te acaban los temas, es bueno conocer sobre acontecimientos actuales, temas comunes e importantes para que puedas generar conversación a partir de esos temas. Además conocer sobre este tipo de temas te será útil en caso de que alguien más inicie la conversación, de esa forma tendrás más herramientas para participar de la misma. Hay muchos aspectos más en relación al tema, sin embargo, estos puntos son algunos de los principales. El arte de ser un buen conversador se va desarrollando con el tiempo, al iniciar una conversación intenta ser natural y deja que las cosas fluyan.

Cómo convencer a los demás

Desarrollar la persuasión te puede ayudar a tener éxito, esto tanto en los negocios como en las relaciones personales. En este artículo te damos consejos para que puedas convencer a los demás. Sé seguro y asertivo. Las personas son atraídas hacia la confianza, no hay nada más efectivo que exponer tu punto de vista con convicción y de forma asertiva. Muéstrate como un experto en el tema usando un razonamiento sólido y buenos ejemplos, esto hará que las personas crean en ti. Hazlo personal. Háblale a la persona que deseas convencer por su nombre, la hará sentir importante y tomada en cuenta, especialmente si no tienes demasiada confianza con esa persona, tomará como un buen detalle el hecho de que recuerdes su nombre y se lo digas. Cuando alguien escucha su propio nombre se activa una zona del cerebro relacionada con el placer. Eso quiere decir que si pronuncias varias veces su nombre en la misma conversación, estarás causando una sensación agradable, lo cual es muy persuasivo. Da siempre un porqué. Si le falta información a tu propuesta serás menos convincente. Por eso siempre debes decir de la forma más clara posible que quieres y por qué lo quieres. De esta forma será mucho más fácil que puedas convencer a una persona o grupo de personas. ¡Inténtalo! Gánate su confianza. Enfatiza y relaciónate con su punto de vista, concede puntos cuando sea necesario, pero mantén tu atención en convencerlo de cambiar su opinión. Si usas los argumentos adecuados y respondes bien a sus objeciones, entonces muy probablemente puedas convencer a esa persona de que te apoye en lo que le pides. Recuérdales que son libres de elegir. Una manera de demostrar que tu propuesta es una petición y no una exigencia, es recordándole que tiene total libertad de elegir. Esta técnica es bastante eficaz, incluso duplica las probabilidades de que te digan que si. La forma más fácil de hacerlo es simplemente añadir al final una frase como: “Eres libre de decidir”. Cuando quieras persuadir a una persona no la presiones, ofrécele más libertad, Por ilógico que parezca. Finalmente, te sugerimos utilizar el contacto físico, cuando hagas tu propuesta puedes añadir un ligero contacto en el brazo o en el hombro, así aumentarás tus probabilidades para convencer a alguien.

Cómo gestionar mejor el tiempo

Hoy en día la vida tiene un ritmo agitado y realizar todas las actividades a tiempo es todo un…

Consejos para que te volteen a ver

¿Te gustaría que las personas te voltearan a ver? En este artículo hablaremos sobre algunas estrategias que puedes desarrollar para llamar la atención de manera sutil, atrayendo el interés de los demás hacia ti. Es importante mencionar que el hecho de que te volteen a ver tiene que ver con tu personalidad, si te sientes cómodo al atraer a los demás, estas recomendaciones te ayudarán a que las personas te perciban de una manera distinta. Busca un elemento diferenciador en tu vestimenta. Una buena forma de captar la atención de las personas es buscar un elemento diferenciador o un estilo particular en tu manera de vestir. Este diferenciador debe ir acorde a tu estilo y debes sentirte cómodo al usarlo. Además esto podría dar pauta para una buena conversación. Trata de encontrar ese toque distintivo que sea único y favorecedor para ti. Trabaja la modulación de tu voz. Modular la voz es una de las mejores estrategias para atraer la atención de los demás. Puedes variar el volumen, el tono, la velocidad, las pausas al hablar, esto sin duda es algo que ayudará a que noten tu presencia. Al modular la voz la gente se dará cuenta que estás presente y generarás el interés en las personas. Hazlo de forma natural y evita gritar al hacerlo. Sé una persona abierta. Caminar sin mirar a nadie podría funcionar bien para cierto tipo de personas. Sin embargo, si quieres que se fijen en ti, tienes que demostrar que las personas te interesan. Haz contacto visual con las personas, sonríe y salúdalas de forma natural. De esa forma se sentirán atraídas para conversar contigo. Finalmente, toma en cuenta que la personalidad es un punto crucial cuando nos relacionamos con los demás, te sugerimos trabajar los aspectos que te ayuden a mostrarte más abierto con las personas.

Reglas para un estilo casual

Cuando hablamos de un estilo casual, hablamos de prendas sport con un toque elegante. Este estilo es uno de los predilectos del caballero, pues es cómodo y puedes salir arreglado a la calle sin demasiado esfuerzo. En este artículo hablaremos de las reglas básicas para este código de vestimenta. Viste como adulto. Vestir casual no es sinónimo de vestir como un jovencito, aunque un beneficio adicional de vestir casual es el hecho de que te hará lucir más joven. Evita irte al extremo y lucir como una persona mayor, busca siempre el equilibrio. Al usar adecuadamente el código casual en el trabajo estarás dando una muy buena impresión, la cual te puede ayudar a alcanzar tus aspiraciones profesionales. Usa jeans. Los jeans son un clásico y combinan casi con cualquier camisa. Sin embargo, debes tener cuidado, evita utilizarlos si están desgastados, desteñidos o si no te ajustan adecuadamente. Utiliza un buen cinturón, es un accesorio muy importante que eleva el nivel en cualquier combinación. Los jeans rectos son apropiados si deseas dar una excelente impresión en el trabajo y le quedan muy bien a hombres de contextura gruesa y a los muy delgados. Pantalones en distintas tonalidades. No te limites al uso del azul y negro, si buscas romper un poco la rutina sin dejar de lucir clásico, puedes optar por pantalones en tonos como el gris, verde militar o beige. Es posible que no consigas este tipo de tonos en unos jeans, en ese caso puedes utilizar pantalones de algodón, estos aportan comodidad, elegancia y si eres muy joven, este tipo de pantalón te hará lucir más maduro. Presta atención a tu calzado. El calzado habla de tu imagen, es una de las primeras cosas que las personas observan. Un buen par de zapatos es una de las mejores inversiones, ya que el calzado se adapta al atuendo que utilizas. Te recomendamos tener por lo menos un par de zapatos en color negro y uno en color café oscuro. Deben ser cómodos, de la talla correcta y que posean un corte elegante. También es válido el uso de calzado deportivo en este código de vestimenta. Usa algún accesorio. Ser clásico no significa ser aburrido. Puedes usar pulseras o un reloj, es válido hacerlo en una o ambas muñecas. El accesorio que elijas no debe ser muy llamativo, únicamente debe realzar tu personalidad, evita pulseras informales con frases o pulseras de plástico en colores brillantes. Ten cuidado al seguir la moda. Generalmente las modas son pasajeras, se utilizan un tiempo y después son obsoletas. De tal manera que las prendas que adquieres tienen poco tiempo de vida útil. Te sugerimos adquirir prendas de calidad que se adapten a casi todas las estaciones del año, de esa manera podrás agregar o quitar prendas según el clima y temporada.