El buen vestir

La importancia de los zapatos en el guardarropa masculino

Los zapatos son un elemento clave en el guardarropa masculino, son un símbolo de status y dan el toque…

Cómo mejorar tu estilo sin comprar ropa nueva

¿Sientes que tu armario comienza a ser aburrido? ¿Siempre eliges las mismas combinaciones? En este artículo te damos algunos…

Claves del trabajo en equipo

Cuando se trabaja en equipo, se suman las aptitudes y los esfuerzos de los miembros del mismo, disminuye el…

Errores al hablar en público y cómo manejarlos

Hablar en público exige un gran nivel de concentración, sólo tienes una oportunidad para impactar positivamente. Es por eso que debes estar atento a tu desempeño en el escenario y a la respuesta de tu público. En este artículo te damos algunas estrategias para manejar un error al hacer una presentación en público. Pensar que lo vas a hacer mal. Este pensamiento es bastante común al hablar en público, esto ocurre por que estás dirigiendo tu atención en lo que no quieres que suceda. Para evitarlo, enfócate en cómo lo quieres hacer y si cometes algún error durante tu presentación corrígelo o tómalo con humor frente a tu audiencia, quedarás muy bien. Imaginar que te van a juzgar negativamente. Esto sucede incluso los días anteriores a tu presentación, comienzas a imaginar cómo te van a mirar y lo que van a pensar de ti. Lo cierto es que todos te van a juzgar, algunos lo harán de una manera positiva y otros lo harán negativamente. Es una realidad que no depende de ti, la recomendación es olvidarte por un momento del público y empezar a pensar en lo que sí depende de ti. No pierdas más energía preocupándote por las cosas que no puedes controlar. No practicar. Al prepararte para hablar en público puede que distraigas tu atención en tareas que son parte de tu presentación, como decidir la vestimenta que vas a utilizar, la redacción del discurso, hacer esquemas para organizar tu discurso, etc. Todos estos puntos son muy importantes, pero puede que te olvides de lo más importante: practicar. Al menos el 50% de tu preparación debe ir dirigida a practicar, puedes hacerlo incluso si no tienes público. La práctica tendrá la misma validez. No tener un buen plan de acción. Es muy común que al enterarte que tienes que hablar en público inmediatamente te ataquen los nervios. No sabes por donde empezar y quieres hacer todo a la vez. Si deseas que tu presentación sea un éxito define tu objetivo y organiza las tareas en función del mismo. Ve resolviendo las etapas poco a poco siguiendo un orden de prioridades.

Errores comunes en el lenguaje corporal

Además de utilizar las palabras para comunicarnos, nuestro cuerpo tiene un lenguaje propio, en función del cual generamos percepciones…

Cómo proyectar una imagen exitosa

Una buena imagen abre muchas puertas y crea nuevas oportunidades. En este artículo te damos algunas recomendaciones que puedes…

Cómo usar mancuernillas

El uso de mancuernillas tiene ciertas reglas para su uso correcto. No todos los días se utilizan, sin embargo,…

Consejos para romper el hielo

Romper el hielo en el ámbito social es importante, además de ser un tema sumamente retador. En este artículo te compartimos algunos consejos que puedes utilizar para interactuar de la mejor manera y romper el hielo en diferentes situaciones. Sé muy observador. Observa a la persona con las cuál estas interactuando. Presta atención a la manera en que habla, su acento, algo que está usando o como actúa. Esto te permitirá tener una primera interacción de manera muy sencilla y natural, ¡inténtalo! Infórmate sobre temas de cultura general y deportes. Ponte al día sobre temas de interés general, busca un poco en las secciones de entretenimiento y deportes cada día. De esa forma estarás preparado para iniciar o mantener una conversación con muchas personas. Pregunta sobre lo que está comiendo o bebiendo. Si quieres iniciar una conversación con alguien en un restaurante o en el área de comedor de tu trabajo, puedes preguntarle acerca de los alimentos o bebidas que está consumiendo. Comenta acerca de lo bien que huele su comida, o pregunta dónde la compró. Después puedes continuar la conversación hablando sobre algún ingrediente especial en su plato y lo mucho que te agrada a ti también. Haz un cumplido. Una buena forma de iniciar una conversación es hacer un cumplido sincero. Encuentra algo que realmente te agrade de esa persona y díselo de forma abierta. Puedes hacer un cumplido sobre lo que hace, su personalidad, sobre algo que te guste en su forma de vestir o cualquier otro tema. Evita hacer cumplidos muy exagerados, ya que podría incomodar a la persona. Finalmente, para romper el hielo te sugerimos siempre tratar de ser amigable. No te anticipes al rechazo y toma riesgos, de esa manera será cada vez más fácil romper el hielo en diferentes tipos de situaciones.

Negro, azul o gris… Cómo elegir el color de tu traje

Existen ciertas reglas y aspectos a considerar a la hora de elegir el color de un traje. En este…

La importancia del contacto visual

Es básico establecer contacto visual al momento de comunicarnos. Te damos algunas recomendaciones sobre cómo hacerlo de manera correcta para transmitir confianza y cautivar a tu audiencia. Seguridad y autoridad. Al ver a los ojos a una persona estas enviando un mensaje acerca de tu seguridad personal, implica que no tienes miedo de que las demás personas te vean a ti. Mientras más confianza tengas en ti, más fácil será establecer contacto visual. Es importante que este contacto visual sea directo a los ojos de la otra persona. Es una forma de prestar atención. Cuando dos personas están conversando, la que habla generalmente mira hacia otro lado para concentrarse en lo que está diciendo. Lo mismo ocurre al pensar, las personas solemos mirar hacia un costado cuando lo hacemos mientras hablamos con alguien, sin embargo, para que la comunicación sea exitosa, debemos mirar a los ojos a nuestro interlocutor. De esa forma le estás diciendo a la otra persona que es importante para ti, además la conversación será más fluida. Establece contacto visual natural. Sonríe y asiente con la cabeza a lo largo de la conversación, cambiando tu mirada a ambos ojos, la nariz y boca de la otra persona. Cuando hables, trata de cambiar tu expresión para mantener el interés. Al hablar en público cambia la mirada cada cierto tiempo. No tienes que mirar directamente hacia adelante todo el tiempo mientras hablas. De vez en cuando, gira tu cabeza a una dirección distinta. Intenta mirar a cada sección del público una o dos veces de modo que toda la audiencia sienta que les estás prestando atención. Para finalizar, si tienes problemas para mantener el contacto visual, todo lo que necesitas es un poco de práctica para sostener la mirada con alguien. ¡Inténtalo!