3 errores de lavado que podrían arruinar tus prendas

La forma en la que lavas tu ropa importa, un mal lavado puede hacer que un traje costoso luzca como un traje de baja calidad, esto debido a la contracción y daño a la tela. De igual manera una prenda de bajo costo puede durar más que una prenda de diseñador si le brindas el cuidado adecuado. En este artículo hablaremos acerca de los errores más comunes de lavado y cómo evitarlos.

No lavar la ropa adecuadamente.

Cada vez que lavas una prenda, la envejeces lentamente. La edad de una prenda se puede ver y sentir. No hay forma de detener este proceso, sin embargo, puedes reducirlo lavando la ropa de la manera correcta.

Para comenzar, lee las etiquetas de cuidado de tu ropa, las diferentes telas requieren cuidados distintos.

Las telas sintéticas pueden encogerse al estar expuestas al calor. La lana es propensa tanto a la contracción por compresión, como al daño causado por el agua, por lo que muchos trajes y suéteres de lana solamente se limpian en seco, etc. Verifica la etiqueta antes de lavar cualquier prenda, en caso de duda, elige un ciclo más suave y agua más fría. Lavar la ropa al revés también es un buen método: para prendas delicadas como camisas de vestir, usar una bolsa para lavar ropa delicada será aún mejor.

Elige también un buen detergente, utiliza uno que no decolore demasiado la ropa. Un detergente de mala calidad puede decolorar las prendas, haciendo que su vida útil se reduzca notablemente.

El método de secado.

Al secar las prendas en la lavadora por lo general se desprenden pelusas que van desgastando tu ropa. Por otra parte, la secadora funciona a través de calor, el cuál fija las manchas, desgasta las telas y daña las costuras.

Una opción es secar al aire libre la ropa o en un estante plegable de secado.

Errores de mantenimiento.

Además de lavar y secar bien la ropa, un mantenimiento adecuado de la ropa es esencial para aprovechar al máximo la inversión de tu guardarropa y garantizar que luzca lo mejor posible.

El mantenimiento comienza con el almacenamiento. Algunas prendas tienen necesidades especiales en este aspecto.

Por ejemplo, una bolsa de ropa puede ayudar a evitar que la tela absorba olores y el daño de polillas. Los suéteres de punto deben doblarse con el menor número de dobleces posible y colocarse en un cajón (el de cedro es ideal). El cuero debe mantenerse alejado del calor y acondicionado cada 3 a 6 meses.

El mantenimiento también incluye la reparación. Refuerza botones e hilos sueltos, repara pequeñas rasgaduras, etc.

Finalmente, te recomendamos comprar ropa de buena calidad y seguir estos consejos para su cuidado. Puede llevarte algo de tiempo hacerlo, sin embargo, notarás la diferencia en la apariencia y duración de tus prendas.

Deja tu comentario

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *